¿Sabías que dos terceras partes de nuestra vida la pasaremos trabajando?  ¿Qué pasa si no nos gusta lo que hacemos, o si no obtenemos lo adecuado con lo que hacemos?  La pregunta es: ¿por qué trabajamos?

Las contestaciones son varias: para satisfacer nuestras necesidades materiales, para servir a los demás, para realizarnos como personas, entre otras.  Dado que la mayoría del tiempo la pasaremos trabajando, debemos aprender a disfrutar nuestro trabajo, para así disfrutar de la vida.

Algunas ideas para disfrutar nuestro trabajo:

  • Hacer una lista: Recuerda el proceso de la búsqueda de trabajo, qué te motivo a trabajar en esa compañía, tus aspiraciones, ilusiones, etc.  Escribe al menos 10 razones y léelas de vez en cuando.
  • Cumple tus metas: Escribe cinco cosas que te gustaría sucedieran este año. Verifícalas cada mes para ver su progreso.
  • Haz primero lo que menos te gusta hacer: Haz primero las cosas que no te gusta hacer, luego disfruta haciendo lo que sí te gusta de tu trabajo.
  • Escucha: Dedica tiempo a escuchar. De un 60% a 70% del día un empleado promedio la pasa escuchando, desafortunadamente, sólo un 20% de la habilidad de escuchar es utilizada por la mayoría de las personas.
  • Aprende algo nuevo: Cada persona que conozcas hoy, será un instrumento de aprendizaje, el conocimiento es luz.
  • Comparte tus conocimientos: ¿Qué cosas haces buenas en tu trabajo? Escríbelas y compártelas con tus compañeros, es el arte de servir a los demás.
  • Sé positivo: Trata de no decir nada negativo durante el día, cada vez que digas algo negativo imagínate que el día vuelve a comenzar, hasta que llegue el momento que no tendrás pensamientos negativos.
  • Ama tu trabajo: Según disfrutamos y amamos nuestro trabajo, así disfrutamos y amamos nuestras vidas.
  • Sonríe: Demuestra que amas tu trabajo.
  • Camina en los zapatos de tu jefe: Imagínate que eres el jefe, piensa desde el momento en que llegas a la oficina hasta el momento en que te despides de tus empleados.  Me imagino que te sientes a gusto de realizar tu trabajo y no el de tu jefe.
  • Comparte tu éxito: Piensa en una o dos cosas que contribuyeron a tu éxito y compártelas con un compañero de trabajo, verás como esa otra persona se sentirá parte del éxito.
  • Es mejor ser positivo que negativo: Muchas personas trabajan 8 horas realizando una tarea que les desagrada y viven la vida pensando en un libertador, que les cambie todas esas tareas por tareas más agradables. El gusto de hacer una tarea no proviene de la tarea, sino de la actitud de la persona al realizarla.
  • Planifica tu futuro: ¿Qué deseas de tu carrera? ¿Dónde quieres estar dentro de cinco años?  Escribe tu futuro, visualiza tu futuro y camina hacia él.

“Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos”. Madre Teresa de Calcuta