Emprender un negocio con éxito es el sueño de todo individuo.  Para muchas personas representa el reto de su vida.  Una vez consolidado, un negocio propio puede ser una fuente en la ejecución de sueños.  Al mismo tiempo, puede generar bienestar a terceras personas a través de la creación de fuentes de empleo.  Además, es el medio para el empresario vivir con independencia financiera, que le permitirá trabajar para sí y para tomar las riendas de su destino.

Reunir todos los elementos para establecer una empresa, mantenerla y llevarla a niveles de expansión, es una tarea que requiere que la persona tenga ciertas cualidades.  Estas características individuales de los organizadores de la empresa son el punto de partida para el logro o fracaso del proyecto.  De nada sirve ser un buen inventor, si la persona es incapaz de vender y dar a conocer su idea.

Por tal razón, un emprendedor debe saber utilizar todos los recursos que tenga a su alcance para que su idea crezca, se desarrolle y genere beneficios tanto para él como para el resto de su personal y equipo.  Tener suficiente capacidad técnica para desarrollar una idea y organizarla, es una de las cualidades que debe tener un futuro empresario, sin olvidar la fortaleza personal para llevar a cabo el proyecto que piensa emprender.

La capacidad técnica es la aptitud de crear planes específicos que permitan desarrollar la idea o el proyecto de la mejor manera.  La habilidad personal tiene que ver con la capacidad de saber elegir el equipo de trabajo con quien se va a comenzar a operar.  Por ello, es importante establecer los requisitos y características que cada una de las personas necesita para trabajar en la empresa.

Otro atributo importante para ser un empresario exitoso es que la persona posea cierto grado de responsabilidad y una actitud positiva, ya que ambas pueden contribuir en las demás personas del negocio.  Una actitud positiva en el área de trabajo puede influenciar de manera afirmativa a todo un equipo de trabajo, sobretodo en este momento de la economía.  Un empresario o líder es aquel que cree en sus sueños y en el trabajo que hace.

Un empresario siempre busca oportunidades, se anticipa al futuro y resuelve problemas, cualidades que le permiten tener una visión más clara y concisa de qué quiere y cómo lo conseguirá.  Los empresarios luchan por sus ideales hasta convertirlos en realidad, y ven los problemas como oportunidades y no como obstáculos.  Por lo general, el empresario es una persona soñadora, visionaria, que se involucra en un proceso creativo de identificar oportunidades y evaluarlas.

¨Para tener éxito, hay que tener el corazón en tu negocio, y tu negocio en tu corazón¨, Thomas J. Watson