El pesimista ve el vaso medio vacío, el optimista ve el vaso medio lleno y el emprendedor va en búsqueda de más agua, en otras palabras de nuevas oportunidades.

Definitivamente, después del huracán María cada uno de nosotros verá el vaso de diferentes maneras. Desde el lado del empresarismo, he visto como han surgido nuevas oportunidades de negocio, para mi una de las más impresionantes es la tabla de lavar ropa. Este instrumento o herramienta de madera lo utilizaban muchas de nuestras abuelas, pero con el tiempo se sustituyo por lavadoras de ropa. Muchos pequeños empresarios han visto una oportunidad de negocio y han decidido construir y vender estas tablas de plástico o madera, las cuales han tenido buena acogida entre la comunidad puertorriqueña.

Así mismo, vemos otras empresas o pequeños negocios que también están viendo el vaso medio lleno e incluso están en búsqueda de más agua.  Por ejemplo, compañías que venden plantas eléctricas, cisternas de agua, hielo, baterías, restaurantes, entre otros. Como dice un refrán, después de la tempestad viene la calma. Como empresarios y líderes de Puerto Rico nos toca ir en búsqueda de más agua, de nuevos retos y oportunidades. Cada uno de nosotros tenemos el poder de controlar nuestros pensamientos, por lo tanto vamos a cambiar la forma de ver el vaso y de ver nuestros problemas. En vez de mirar las diferentes situaciones que enfrentamos como problemas, vamos a verlas como retos que se nos presentan.

¿Y si en vez de fijarnos en lo negativo y escuchar las noticias negativas del día, nos fijamos en lo positivo? A pesar de las situaciones que estamos viviendo luego del huracán María, hay muchas noticias positivas a nuestro alrededor. Te invito a comenzar el día con un pensamiento positivo y verás como tu día y tu semana cambian drásticamente. Vamos a ser portavoces de las noticias positivas.

Al fin y al cabo no importa si el vaso está medio lleno o medio vacío; lo único que importa es que tú tienes el vaso y eres el responsable de llenarlo.

La misma palabra PROBLEMA ya está generando una realidad en tu mente. Llámalo RETO y verás como la emoción cambia”, Albert Ureña